Productos Seleccionados
El 50° aniversario de la bomba turbomolecular
El 50° aniversario de la bomba turbomolecular
En el 2008, Pfeiffer Vacuum celebra el 50° aniversario de su bomba turbomolecular. Fue hace 50 años que la bomba turbo fue desarrollada por Arthur Pfeiffer GmbH, cuya meta principal en ese entonces era generar un vacío libre de hidrocarburos. Hoy en día, las bombas turbo de Pfeiffer Vacuum son sinónimo de alta tecnología, alta fiabilidad y óptimo rendimiento.

Historia
Cuando el Dr. Willi Becker asumió la dirección del laboratorio de Arthur Pfeiffer GmbH en 1945, su principal interés era estudiar y aprovechar todas las técnicas existentes en el diseño de bombas. Construyó nuevas bombas de difusión de aceite, pero su mayor reto era crear una bomba de vacío libre de hidrocarburos. Becker logró diseñar un deflector que mejorara considerablemente el principio de operación de esta bomba combinando un rotor con un estator de paletas invertidas con respecto a la dirección del eje. Las moléculas de aire podían pasar en la dirección deseada sin que las moléculas de aceite se devolvieran. Las paletas rotativas fueron diseñadas de tal manera que ópticamente parecían estancas en la dirección del eje. Becker descubrió que la relación de presión generada a nivel molecular era considerablemente mayor. Este efecto dependía del ángulo y del espacio existente entre las paletas del rotor y los discos. El siguiente y lógico paso era diseñar una bomba interconectando varios discos en tándem. Aunque este diseño ya no tenía más el espacio estrecho y peligroso entre el rotor y la carcasa, mostraba las propiedades físicas de una bomba molecular. La nueva bomba recibió el prefijo "turbo" porque su diseño con rotores y estatores recordaba al de una turbina.

Producción regular
En 1958 comenzó la producción regular de la primera bomba turbo: ésta tenía una velocidad de 150 L/s y un peso de 95 kg. Aunque al principio sólo se producían de 100 a 200 bombas por año, principalmente para universidades e institutos de investigación, su manejo fácil y la producción de alto vacío creó nuevas posibilidades de aplicación para la industria analítica y otras industrias de procesos. El avance impresionantemente rápido de la microelectrónica y la producción de microchips, por ejemplo, no hubiera sido posible sin bombas turbomoleculares que suministraran el alto vacío requerido en condiciones extremas.

Cada vez más pequeñas y mejores
En respuesta a las aplicaciones cada vez más diversificadas del mercado, Pfeiffer Vacuum siguió desarrollando su bomba turbo clásica. Ésta se fue haciendo cada vez más pequeña, más robusta y de mayor rendimiento - sin ningún cambio en su principio de funcionamiento. En 1967, el motor original accionado por correas fue reemplazado por un motor electrónico. Y en 1978, se desarrolló para la NASA la primera bomba turbo en miniatura con levitación magnética, que tenía un peso de sólo 3 kg y una velocidad de bombeo de 16 L/s a 90.000 rpm.
Hoy en día, Pfeiffer Vacuum ofrece una línea completa de bombas turbo con motor integrado y diferentes velocidades de bombeo, tanto de diseño convencional como de levitación magnética.

Pfeiffer Vacuum, Alemania (11.06.2009)
Anote el NTL408-11